Día del Orgullo Gay Londres 2017

La cosmopolita ciudad del Támesis da la bienvenida a millones más un año más en el día del Desfile del Orgullo LGTB.

Fundas para tarjetas con el lema del desfile del Orgullo Gay de Londres: Pride in London. Fuente: www.visitlondon.com

Londres, la ciudad del Támesis, acogió el pasado sábado el día del Orgullo Gay un año más, y miles de personas salieron a las calles para festejarlo. La ruta, desde la sede de la BBC, situada cerca de Regent’s Park, hasta White Hall, pasando por Trafalgar Square. 

Cabe decir que 2017 es el año en el que el parlamento alemán ha legalizado el matrimonio homosexual, pese al voto en contra de, entre otros, la propia Primera Ministra, Angela Merkel. Se convierte así el 23º país del mundo en legalizar la unión entre parejas del mismo sexo. Un logro más, pese a que aún hay más de 70 países donde el mero hecho de ser LGTB es delito y motivo incluso de asesinato.

Una ley, distintos grados de aceptación

El Reino Unido es, a diferencia de otros países, un territorio donde aparentemente todo está aceptado y donde cualquier tipo de discriminación es legalmente denunciable, aunque los locales sean especialmente hábiles en elaborar bromas (famoso “humor inglés”) con las que mostrar su desencanto con temas como la homosexualidad, la inmigración o incluso para reírse de sí mismos. 

Y esta es precisamente una de las características que lo diferencia de sus vecinos. Mientras que los germanos y escandinavos son especialmente reacios a hablar de determinados temas de su vida privada y donde mirar fijamente a alguien sea motivo suficiente para llevarse una reprimenda, pues no están aceptan que nadie critique su modo de vida, los países del sur, como España, tienden a aprobar ciertas leyes pese a que, a la hora de la verdad, la sociedad no parece adoptar determinados cambios.

Ocurrió durante muchos años con la transición democrática y sigue pasando en la actualidad con el matrimonio homosexual o la transexualidad, aspectos que, si bien están legalizados, siguen levantando ampollas y son fuertemente criticados por algunos.

Historia de cambios

La Iglesia siempre ha tenido un papel muy importante en la moralidad y la monarquía en Gran Bretaña. Prueba de ello es que la “sodomía” fue motivo de muerte desde que se aprobara la Buggery Act en 1533 (Ley de Sodomía) por la influencia de las autoridades eclesiásticas en el Parlamento, mediante la que cualquier tipo de relación sexual con penetración no vaginal entre un hombre y una mujer sería motivo suficiente para condenar a muerte a un hombre, o en su defecto a una mujer que mantuviera relaciones con un animal.

La ley estuvo vigente durante casi 300 años, aunque con algunas modificaciones. No obstante, la monarquía parecía ser ajena a las leyes, y un ejemplo a destacar es el rey James I de Inglaterra, quien no sólo tuvo tres amantes masculinos sino que proporcionaba a sus conquistas títulos nobiliarios. 

Pequeños cambios

Aunque la ley acabó abolida en el siglo XIX, la homosexualidad continuó siendo motivo de pena de muerte hasta los años 30, cuando los condenados que eran sentenciados a muerte eran ahorcados. La alternativa era la cárcel o, en su defecto, un centro para enfermos mentales. 

Esto es precisamente lo que le ocurrió a Alan Turing, un matemático al servicio del MI6 durante la 2ª Guerra Mundial que, tras descubrirse su homosexualidad, lo llevaron a juicio. Se libró de ir a la cárcel aunque con una condición: sería encerrado en una institución para enfermos mentales y le suministraron hormonas femeninas. Turing acabaría suicidándose en 1954 traes caer en una depresión. 

En 1958 se publicó el Informe del Comité Departamental sobre Ofensas Homosexuales y Prostitución en el que se informaba al gobierno de que la homosexualidad no debería ser ilegal.

Casi diez años más tarde, y aunque parte de la sociedad aún se mostraba reticente, se aprobó el Acto de Ofensas Sexuales mediante la cual se descriminalizaban los actos sexuales entre dos hombres en los territorios de Gales e Inglaterra siempre y cuando éstos tuvieran más de 21 años.

Escocia e Irlanda del Norte se aprobaría más tarde. De hecho, aún en la actualidad Irlanda del Norte es la única región donde el matrimonio homosexual sigue sin estar reconocido legalmente.

La primera Gay Pride se celebró en Gran Bretaña en 1972, donde 1000 personas marcharon por las calles de Londres desde la mítica Trafalgar Square hasta Hyde Park.

¿Y la transexualidad?

A principios del siglo XX salieron a la luz los primeros casos de transexualidad en Gran Bretaña cuando, en 1945, Michael Dillon se sometió a una filoplastia, operación de cambio de sexo de mujer a hombre. Cuando se publicó la historia a raíz de un estudio sobre el árbol genealógico de su familia y se descubrió su caso, Dillon lo justificó como una “operación necesaria para tratar una malformación en la uretra.” 

La disforia de género, también conocida como transexualidad, es tratada en la actualidad por la NHS, la Seguridad Social británica en clínicas especializadas en la identidad de género. No obstante, sigue sin estar muy aceptado en la sociedad, sobretodo en los casos en los que los hombres dan a luz.

En los recientes años

En 1981 se descubrió el primer caso con SIDA en el país, un hombre murió a los 10 días de ingresar en el hospital por una pneumonía como efecto secundario de la enfermedad. La enfermedad se llevó a cientos de víctimas mortales en los años siguientes y se creó la primera residencia y centro de apoyo para enfermos de SIDA en 1988.

Pese a que la comunidad LGTB de la capital se comenzaba a concentrar sobretodo en bares de la zona del Soho, y que la sociedad británica parecía empezar aceptarlo, en 1991 se llevó a cabo un atentado con bomba en el mítico pub Admiral Duncan, símbolo de la lucha por los derechos de la comunidad LGTB.

En la actualidad acuden a esta cita millones de personas, locales y turistas de todo el mundo. Este día  es mucho más que una simple fiesta. El Orgullo es, en realidad, una reivindicación, un recordatorio de que aún hay mucho que conseguir y de que sólo dejará de tener importancia el día en que ver a una pareja de chicos o de chicas por la calle sea normal y no levante miradas de sorpresa.

Sobre Venus Editorial 28 Artículos
Somos cinco chicas que nos hemos reunido para crear una editorial y una revista divertidas y hechas con todo el cariño del mundo. Proyecto llevado a cabo principalmente por Amor Luna, Ana María, Alicia, Beatriz y Verónica.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*