Niños robados durante el Plan Cóndor

Que los niños son muchas veces las principales víctimas en los grandes conflictos internacionales y en los regímenes autoritarios no es un secreto para nadie, aunque hay aspectos que muchos querrían tapar con piedras, cemento y ladrillos.

Se trata de los niños robados por parte de los regímenes totalitarios para posteriormente revenderlos o simplemente regalarlos a familias afines a las ideas de los dictadores. Argentina, Uruguay y España son sólo algunos ejemplos, los más destacados en la prensa internacional, aunque seguramente no sean los únicos.

Argentina

Madres y abuelas de la Plaza de Mayo. Fuentes: www.tierrasdeamerica.com

Con el objetivo de controlar todo, hasta los lazos familiares de los opositores, el régimen argentino apartaba a los recién nacidos de sus padres biológicos para posteriormente entregarlos a “buenas familias”. Así se asegurarían de que los niños no crecieran con ideas contrarias al gobierno. Era 1976 cuando todo comenzó, y nadie se atrevía a actuar en contra de las órdenes de Videla.

Aparición del grupo Las madres y las abuelas de la Plaza de Mayo

Tras la impotencia, al no poder recurrir ni a la mismísima justicia para denunciar las desapariciones de los suyos, un grupo de mujeres tomó como método de lucha pacífica reunirse todos los jueves a partir del 30 de abril de 1977 en la Plaza de Mayo para que los pequeños volviesen a sus familias de origen. Fue tres años más tarde cuando adoptaron el nombre de Las madres y las abuelas de la Plaza de Mayo.

Se reunían en cafeterías o iglesias y fingían ser simplemente grupos de ancianitas que tomaban el té con sus amigas, cuando lo que hacían realmente era intercambiar información sobre sus seres queridos. Todo bajo la clandestinidad, por supuesto.

En 1977, con el visto bueno y colaboración en el entramado del robo de los niños por parte del ejército y otros grupos de poder favorables, el gobierno secuestró a doce personas relacionadas con las madres de la Plaza de Mayo para posteriormente arrojarlas al mar aún con vida.

Ante el rechazo de recibir a las abuelas por parte de los partidos políticos, éstas se dirigieron a la Cruz Roja, a la Conferencia Episcopal Argentina, incluso al mismísimo Papa Juan Pablo II, a Unicef y a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. ¿Resultados? Rechazo y silencio.

Niños sentados junto a imagen de secuestrados durante la dictadura argentina. Fuente: http://www.m-x.com.mx/wp-content/uploads/2016/08/desaparecidos-ok.jpg

A finales de 1977, aún a comienzos del régimen militar, el Buenos Aires Herald, la voz de la comunidad británica en el país andino desde 1876, publicó una noticia: existían casos de niños desaparecidos en Argentina. En 1983, con la llegada de la democracia, mucho avanzaron las cosas para las abuelas de la Plaza de Mayo. La prensa internacional, encabezada por la italiana, habría comenzado ya a publicar lo sucedido al otro lado del Atlántico y pronto pasarían a otra etapa: localización e identificación de los niños robados “legalmente”.

Sin embargo, Argentina no era el único país afectado. El caso traspasó fronteras.

Uruguay

Primero, sus vecinos uruguayos, y, simultáneamente, pero a miles de kilómetros de distancia, España, donde no sólo la iglesia callaba, sino que además era quien había organizado la trama.

Como destacábamos antes de este breve paréntesis, Uruguay, como miembro activo, al igual que el régimen de Videla, del Plan Cóndor (es decir, el conocido plan de coordinación de operaciones entre las cúpulas de los regímenes dictatoriales del Cono Sur de América y Estados Unidos entre 1970 y 1980), también se llevó su parte.

Los opositores uruguayos también vivieron lo suyo. La investigación histórica sobre la dictadura coordinada por el profesor Álvaro Rico destaca el caso de los 67 bebés que nacieron en prisión a raíz de la detención de sus madres y que fueron utilizados como armas políticas contra las mujeres opositoras. Éstas fueron duramente represaliadas, e incluso algunas de ellas fueron violadas durante el embarazo.

Con esta investigación se recopilaron los nombres de 5925 presos políticos, una hazaña si tenemos en cuenta que no había una única lista oficial, si no que en manos de los servicios de inteligencia había numerosas listas.

El papel de las abuelas de la Plaza de Mayo también fue muy importante para la recuperación de la identidad de esos niños uruguayos robados al poco tiempo de nacer en prisión a raíz del traslado de los detenidos de un país a otro, ya que en algunos casos hicieron de intermediarias entre las ya no tan criaturas y las familias en Uruguay.

Película “niños robados”, basada en hechos reales.

No obstante, cabe señalar que algunos de esos disidentes emigraron de Uruguay a Argentina con motivo de las detenciones y torturas del gobierno de Juan María Bordaberry Arocena, que comenzó en 1973, tres años antes que en el país vecino, y que fueron las fuerzas argentinas quienes los detuvieron.

Visto esto, se podría decir que España no tiene ninguna relación aparente en los casos de desapariciones, pero nada más lejos. El juez español Baltasar Garzón fue, en 1998, el encargado de enjuiciar al dictador chileno, Pinochet. Doce años después, acudió como público al juicio contra Videla por “los vuelos de la muerte” y por el caso de los niños robados a sus opositores durante la dictadura.

España

Irónicamente, fue precisamente en España donde el juez Baltasar Garzón fue suspendido por la Audiencia Nacional por investigar los crímenes cometidos en la dictadura del general Franco (que terminó en 1975, tras la muerte del mismo).

Como se señaló anteriormente, Argentina o Uruguay no fueron los únicos países donde se produjeron estos robos de bebés. Tras el fin de la Segunda Guerra Civil y consiguiente comienzo de la dictadura franquista en 1939, cientos, o mejor, miles de personas fueron sentenciadas a prisión por motivos varios. Se crearon verdaderos campos de concentración donde se torturaba a los presos de cualquier manera posible.

En todo este entorno, la iglesia, que contaba con el beneplácito del régimen, ya que la religión católica era la única permitida (es más, no se permitía que hubieran personas “ateas” o aconfesionales), cometió todo tipo de delitos (recordemos que antes no eran considerados como tal) como apropiación de edificios públicos a tutiplén y, posteriormente, robo de niños a mujeres republicanas (hasta aproximadamente 1950), y pobres y/o solteras por cuestiones morales (desde 1950 hasta los años 1990). ¿Para qué? para vender los niños a “familias decentes”.

Según la asociación SOS Bebés Robados, más de 300.000 niños habrían sido robados de los propios hospitales en España desde 1938 hasta los años 90. La primera persona en denunciarlo fue María Vazquez, una mujer malagueña a la que, en 1970, le dijeron que su hija nació muerta, pero ella nunca vio al bebé ni encontró la supuesta tumba. Hoy en día hay al rededor de 1.500 casos en los tribunales de todo el país.

Los registros de los hospitales de la época estaban en manos de la mismísima iglesia católica, algo que les permitió robar a los niños recién nacidos con una sorprendente facilidad. Bastaba una fatídica notificación a la madre y un certificado falso y ya había una nueva familia a la que proporcionar un niño, al que cuidarían en el seno de las tradiciones y de la religión.

Sor María Gómez Valbuena, la monja encargada de gestionar las adopciones de la Clínica de Santa Cristina, fue la única imputada en todo el caso, pero no se pudo llegar a ninguna parte, pues la susodicha falleció a principios de 2013.

El robo de los bebés fue uno de los aspectos de la dictadura franquista investigados por Baltasar Garzón en 2008, pero lejos de cooperar, a partir de ese momento las autoridades lo eliminaron fulminantemente del ámbito judicial español. Así pues, a falta de alguien que se atreviese a llevar a juicio un tema así en nuestro país, las víctimas de la dictadura decidieron cruzar el charco y llevar el tema a, curiosamente, Argentina, ya que en España los juzgados se limitan a archivar los casos.

Fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Abuelas_de_Plaza_de_Mayo

www.abuelas.org.ar/historia.htm

http://www.lr21.com.uy/politica/359111-al-menos-67-ninos-fueron-presos-politicos-en-dictadura-en-uruguay

http://www.lr21.com.uy/politica/7186-los-152-uruguayos-desaparecidos

http://www.antena3.com/especiales/noticias/bebes-robados/

http://periodismohumano.com/sociedad/libertad-y-justicia/espana-supermercado-de-bebes.html

http://www.sosbebesrobados.es/

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/09/15/espana/1379247662.html

Sobre Venus Editorial 28 Artículos
Somos cinco chicas que nos hemos reunido para crear una editorial y una revista divertidas y hechas con todo el cariño del mundo. Proyecto llevado a cabo principalmente por Amor Luna, Ana María, Alicia, Beatriz y Verónica.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*