La opinión de la movilidad exterior

La opinión de la movilidad exterior

El día 3 de diciembre de 2014 llegué a Obertauern para trabajar de Aupair. Necesitaba mejorar mi alemán y ganar un dinero para mi Máster (dado que son baratos, ya sabéis), así que busqué y la familia Krallinger me adoptó durante unos meses. Bien. Primera semana en el país. Una de las primeras noches. De repente, me despierto con una sirena (que pensaba que había un tsunami porque suenan igual). Hay que decir que estaba en un puerto de esquí, así que pensé que había una avalancha. Afino mis oídos, dado que estaba sola en la parte baja del hotel (mis jefes tenían y tienen un hotel). No se oye nada. La sirena seguía sonando, yo con un susto de muerte, el corazón a mil y al borde de un infarto. Nada se escuchó en el hotel. Así que decidí volver a dormir. A la mañana siguiente, en la comida (dado que comen a las 12 y para mí eso es mi desayuno), le pregunto a la madre de mi jefa. ¿Su respuesta? ¡Ah! Eso no es nada. Esa sirena avisa que hubo un accidente en algún lugar, ya sea Obertauern, Untertauern o algún pueblo cerca. No es nada. ¿Mi cara? Un poema. Se ve que eso es normal en el país de Conchita Wurst. Así que ya sabéis. Si viajáis a Austria y escucháis una sirena de alerta de tsunami, no le hagáis caso, que tienden a hacerlo a las 12 de la mañana o, como en mi caso, a las 2 y pico de la madrugada.

Alicia Queijo Rúaga

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*